martes, 29 de marzo de 2011

Es tiempo de empezar a perder el miedo…

“¡A ellos, a ellos mientras arda el fuego!, ¡A ellos, a ellos mientras arda el fuego!», exhortaba a sus seguidores. «¡No dejen que nuestra espada se enfríe! ¡No permitas que se oxide! ¡Pegar duro contra el yunque de Nemrod! ¡Echar abajo su castillo! ¡Mientras ellos vivan, jamás desterraremos el miedo del corazón de los hombre!...»”.

Müntzer

¿Miedo? ¿No es algo a lo que hemos combatido?, la misma que sembró implacablemente la dictadura del 72, la matanza de la escuela Santa María, y otras acciones represivas por parte del estado-capital contra el pueblo insurgente…es y seguirá siendo su arma mas letal, infundir miedo, destruye esperanzas y sueños, destruye el trabajo de años, y remece las bases de los movimientos revolucionarios, te obliga a “cuestionar” y “cuestionarte”, incluso hasta a apuntar con el dedo a tus propios compañeros acusándolos de sapos o infiltrados, o cuestionando la posibilidad de realizar acciones contra cualquier institucionalidad capitalista, y terminamos estancados en acusaciones, miedos e inmovilidad.[1]

Lo mas increíble de este enemigo visible e invisible, es que muchas veces nos invade y gobierna mediante la televisión y los medios….los mismos que criticamos y decimos no creerle, día a día nos muestra una idealización de esa “implacable efectividad policial y judicial”…Pero basta ver a un pelao de 69 años de raices italiana matando a 2 ratis, e hiriendo a 11, para ver que todo es pura propaganda, podríamos también contar otras experiencias de personas y compas que han burlado esa “omnipresente vigilancia”, por ejemplo ¿como olvidar al “pirómano de Vitacura”?, u otras acciones subversivas como el ataque a los gorditos del cuartel PDI de Providencia, etc.

El miedo, ese miedo que nos hemos auto-impuesto, nos esta haciendo olvidar que también son humanos, que a pesar de contar con los recursos y los medios, también se equivocan, también deja brechas que podemos ocupar, que no son infalibles, que son de carne y hueso, que también lloran y sienten dolor, que también son mortales.



PD: A no olvidar que la repre y la vigilancia siempre ha sido la misma, la diferencia es que hoy en la tele y los medios le dan mas cobertura, ojo con eso, sino pregúntenle a quienes la combatían durante la dictadura.

[1] No olvidemos que cada acción y vida revolucionaria mientras cuente con convicción y astucia terminara seguramente concretándose con éxito, el tener cuidado, hablar lo justo y necesario, con el o las personas precisxs son la clave.

(Anonimx enviado al mail)

__________________________________________________________________________________

Dlinkir - Invisible

video

No hay comentarios:

Publicar un comentario